Buscar
  • Paco Calvo

El milagro de la vida

Actualizado: 12 de nov de 2019

Se estiman cien mil millones de galaxias en el universo. Trescientos mil trillones de estrellas, siendo su número muy superior a todos los granos de arena, de todas las playas del mundo. Pero fue en nuestro minúsculo planeta donde se dieron las millones de casuísticas que dieron origen a nuestra especie, en una sucesión de casualidades y circunstancias ambientales y evolutivas, que todavía no comprendemos en profundidad y que escapan a nuestra razón.


Nuestros padres tuvieron que conocerse en un mismo punto de este planeta. Hacer el amor en aquel día en el que fuimos concebidos, en el que de cuatrocientos millones de espermatozoides, fuimos los elegidos y por eso, yo escribo y tú lees esta publicación. Pero el mismo proceso tuvo que pasar la generación que hizo a nuestros padres y así a todos nuestros antecesores, hasta llegar a los considerados primeros seres vivos en la tierra, hace unos cuatro mil millones de años. Cualquier incidente, cualquier cambio en esa cadena incontable y particular que precede a cada persona, habría llevado al traste nuestra posibilidad de existencia como ser único.

El número de casuísticas que han sido necesaria para la creación de cada ser es tal, que quizás sea incalculable matemáticamente.

Ha sido extraordinariamente difícil llegar aquí. No es suerte, es un verdadero milagro.


La vida es una fracción minúscula del tiempo. A veces pensamos en hechos que sucedieron hace veinte años y pensamos que parece que fue ayer. Otras escuchamos a personas mayores, hablar de sesenta años atrás, y hacer esa misma afirmación. Es una revelación para los demás; antes de que ni siquiera sepamos cómo ha pasado, estaremos en el final de esa vida que tantísimo esfuerzo y casuística costó crear. El tiempo es lo más valioso que tiene todo ser vivo, y pasa muy rápido.


Si el azar o la divina providencia, ha sido tan extremadamente generoso con nosotros, dándonos la posibilidad de existir, sentir, pensar, amar, cabría preguntarse si merece la pena amargarse la vida, y desaprovechar nuestro mejor regalo, nuestra propia existencia.

Saber estas cosas y tomar consciencia de ellas, puede parecer estéril, pero en realidad lo cambia todo. Ayuda a redimirse de todo aquello que no sirva, para hacer honor al extraordinario milagro que nos fue otorgado, el milagro de la vida.


18 vistas

©2019 por Paco Calvo. Creada con Wix.com